31 agosto, 2016

Reseña: Cress - Marissa Meyer (Las crónicas lunares #3)

Título: Cress
Autora: Marissa Meyer
Saga: Las crónicas lunares #3
Sinopsis: Había una vez… una joven de cabello largo y dorado que fue encerrada en una torre sin puertas ni escaleras. Cinder, Thorne Y Wolf son los fugitivos más buscados. Juntos, planean destronar a la reina Levana y destruir su armada. Todas sus esperanzas están puestas en Cress, una joven hacker que se encuentra atrapada en un satélite. Durante toda su vida, estuvo rodeada de pantallas, observando, espiando. Lo único con lo que siempre soñó fue con ser libre. Y finalmente logra escapar…pero el precio que deberá pagar es más alto de lo que ella imagina. Mientras tanto, Levana está empecinada en que nada ni nadie le arruine su boda con el emperador Kai… ¿Qué será capaz de hacer con tal de cumplir su objetivo? Drama futurista, ciencia ficción o steampunk, poco importa cómo catalogar estas CRÓNICAS LUNARES. Son únicas e imperdibles, como la justicia, la fantasía y el amor.


Hablemos de Cress. Este es mi libro menos preferido de la saga central (lo aclaro porque Stars Above es simplemente una pérdida de tiempo).
Les advierto que la reseña tiene “spoilers” de los libros anteriores (es inevitable).



LA HISTORIA
Este tercer libro toma el cuento de Rapuzel. Nuestra prisionera se llama  Cress (Crescent Moon) y es una hacker de Luna. A pesar de no tener los poderes que caracterizan a los de su planeta, es reclutada por la reina para espiar en la tierra y llevar a cabo operaciones de investigación. Cress vive sola, atrapada en un pequeño satélite en el medio del universo, entre la tierra y la luna. Pasa su tiempo cumpliendo órdenes de la reina Levana e informándose sobre la tierra. Es algo así como Ariel en La Sirenita con su obsesión con los humanos. 

En el punto en el que comienza la historia, Cress está siguiendo las noticias sobre Cinder mientras intenta hallar su paradero (pedido de la reina), pero hay algo más importante para ella. El capitán Thorne, un hombre al que admira y del que está perdidamente enamorada.

Ahora bien, al ver ambos lados de la moneda desde su ubicación privilegiada, Cress decide cambiarse de bando y ayudar a Cinder y a sus amigos en vez de cazarlos para Levana. Se comunica con ellos, les explica la situación y pide ser rescatada.

Acá es dónde comienza la nueva aventura, con Cress como parte de la tripulación de Thorne.

PERSONAJES
El único personaje “nuevo” es Cress, y la verdad es que no me cae para nada bien. Es una chica “ingenua” en todos los sentidos imaginables. Una enamorada del amor en sí que vive soñando despierta y viendo solo la parte positiva de las personas. Llega un punto que me te dan ganas de golpearla para hacerla entrar en razón. Además, su obsesión con Thorne da diabetes. 

OPINIÓN
Ya lo dije antes, pero lo repito. El libro mucho no me gustó. No lo tomen a mal, la aventura y la historia son geniales, pero el foco de muchas escenas está puesto en la relación de Cress y Thorne al punto de ser insoportable. No me jode que se vayan formando parejas (es esperable en una saga juvenil), pero a veces el tema parece más importante que la trama central, y eso me jodió. Tardé bastante en terminarlo porque no podía pasar los capítulos de Cress. Agradezco que la pareja de Cress haya sido Thorne, porque fue su sentido del humor el que me ayudó a avanzar en la lectura.

Por suerte, a lo largo de la novela, este personaje va madurando y aprende (a los golpes) que no todo es color de rosa.

PREGUNTAS
¿Lo recomiendo? No, pero lo tienen que leer para terminar la saga.
¿Me gustó? Me aburrió.
¿Es un buen libro? Fue una gran decepción.
¿Cumple con lo que promete? Más o menos.


3 comentarios:

  1. Muy buena entrada. "¿Lo recomiendo? No, pero lo tienen que leer para terminar la saga." eso último me hizo reir mucho xd

    ResponderEliminar
  2. Como dije en la entrada de Scarlet, vamos a contramano con esta saga! Jajajaj

    (Hay spoilers muy específicos en este comentario)

    A mí Cress me encantó, pero me parece que es porque me lo tomé con otra filosofía. Desde el principio imaginé que la obsesión de Cress con Thorne estaba hecha justamente para decepcionar al personaje y hacerla crecer a los golpes. Y después, toda su relación me pareció literalmente un chiste enorme, una burla a las relaciones que normalmente aparecen en las novelas juveniles (la princesita y el chico malo), para hacer notar que en realidad, una relación así es sencillamente ridícula. Amé en particular un pasaje del libro en el que Cress está delirando ("moriré sola y jamás besada"), y Thorne le dice que no va a besarla porque hace días que no se baña ni se lava los dientes. Es todo tan absurdo que lo encontré hilarante.

    Durante todo el libro esperé que al final Cress se diera cuenta de que amar a Thorne era estúpido, que en realidad no sentía amor, si no obsesión, porque ni siquiera lo conocía. Por eso me decepcionó mucho el final, donde se da a entender que terminan juntos. Pero bueno, por lo demás, lo disfruté y me reí muchísimo.

    Me encantan tus opiniones, aunque sean tan diferentes de las mías. En un ratito te comento también la reseña de Fairest (soy una densa, lo sé)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que hayas tomado a "Cress" como una parodia de las novelas juveniles actuales, pero a mí me da la sensación de que esa no era la intención de la autora y que el personaje es simplemente estúpido jajajaja.

      Es interesante ver que los lectores opinamos distinto de cada libro, pero que en el todo nos sigue gustando la saga.

      Me imagino lo que sería una conversación entre dos personas como nosotras con una saga del estilo de Harry Potter jajajaja.

      Eliminar