06 noviembre, 2017

Reseña: Buenos Aires fantástica #2 (antología)

Título: Buenos Aires Fantástica tomo II
Autores: Varios (listados más abajo)
Sinopsis: La Ciudad de Buenos Aires es, sin dudas, una de las musas obligadas de todo artista. Muchos dicen llevarse tatuado un cacho de nostalgia tanguera con un poco de olor a riachuelo, flor de jacarandá, asado y mate.
Se la recuerda y homenajea, así como se la mima y también se la critica desde hace tantísimos años. Porque a Baires de la lleva adentro, y eso entremezcla sentires.
Sus empedrados están teñidos de historia, y todo porteño quiere ser el primero en descubrir qué tanto atesora el suelo que pisa.
Desde su realidad y ficción, y también desde su banalidad, Editorial Thelema abre una grieta que vuelve a Buenos Aires fantástica.


GENERALIDADES
¡Por fin me llegó este libro! Para los que viven en una burbuja y no han leído ninguno de mis posts al respecto (acá, en mi web oficial, en Wattpad, en mis otros blogs, en Goodreads o en todas las redes sociales que tengo —personales y literarias—), les cuento que Buenos Aires Fantástica es una colección de tres libros que recorren las calles de la ciudad. En cada libros, 16 escritores locales narran una historia fantástica que transcurre en un barrio en particular y de la mano de una criatura que es única y no se repite a lo largo de la trilogía.

Hace algunos meses reseñé la primera edición del tomo I (que tuvo bastante errores y problemas que fueron luego solucionados en la segunda edición). 

Fue una reseña complicada, porque a varios de los autores los conozco y me ha dolido bastante decirles “mirá, tu cuento tiene tantos errores que parece que ni el “abc” de Word le pasaste”, pero así de mal estaban algunas historias en la edición original. Sospecho yo que se maquetó sobre el archivo equivocado y anterior a correcciones, pero no me meteré en ello ahora porque vengo a hablarles más que nada del tomo II y no del I.

Este nuevo ejemplar contiene, entre otras cosas, una de mis historias, así que moría de ganas por tenerlo en mi biblioteca y darle una lectura. Lo esperé con miedo, con temor de toparme con una nueva edición equivocada, pero por fortuna, no fue así. 

Mi lectura del tomo II ha sido muchísimo más grata que la del tomo I y ni siquiera tiene relación con mi historia que, de hecho, cuando la leo me resulta mediore en comparación con otros de los cuentos del ejemplar.

Ahora, al igual que con el tomo anterior, escribir la reseña es complicado porque no se puede juzgar de la misma forma a todos los cuentos o a la antología en general. Hay historias que están para 5 estrellas, otras para tres, y otras para una solita. 

No me quiero poner a hablar de cada cuento en particular porque ya he visto varias veces en el pasado que gran parte de los escritores independientes se ofenden muy fácil cuando uno les marca errores. Además, se aburrirían con 16 explicaciones separadas y pequeños spoilers (dado que las historias son breves).

En cambio, quiero hablarles del ejemplar como una generalidad.

EL DISEÑO
La maquetación de esta trilogía es hermosa.

La tapa de los libros ha sido ilustrada por el genial Leo Batic y, además, cada cuento está precedido por una imagen en blanco y negro de la criatura presentada a continuación. 

Quizás, me hubiese gustado que se pusiera un epígrafe con el nombre de la bestia porque muchos autores olvidan mencionar qué demonios es el bicho que aparece en su cuento, pero supongo que han decidido no develarlo para evitar spoilers. 

Al menos, al final del libro hay un glosario con las criaturas en el orden que aparecen. Esto le permite a los lectores curiosos ir y volver de una punta a otra del ejemplar para ver quién escribió sobre qué (salvo claro, que tengan muy buena memoria y sepan en qué orden se habló de qué barrio). 

Tal vez, a modo de decisión práctica, me hubiese gustado que añadieran el barrio junto a la definición de la criatura, así no habría tenido que ir y volver por todo el libro para hacer la relación. Igual, esto es un problema mío porque tengo memoria de pez y no le resta puntos a la obra. Es una opinión personal sobre el diseño interior del libro nada más.

LA CORRECCIÓN
Con apenas unos cuatro o cinco dedazos en todo el ejemplar (y un par de comas faltantes que nadie notaría), la edición de este libro es casi impecable. Mi única crítica en este aspecto es algo que he mencionado con otras antologías en el pasado: la unificación.

Los lectores promedio no lo notan, pero yo que soy obsesiva de los detalles de esta clase, siempre presto atención a nimiedades que no debería siquiera mencionar (y que menciono de todas formas porque para mí son importantes. Lo sé, me contradigo). Me refiero más que nada al asunto de los pensamientos.

Yo los puse solo en cursiva en mi cuento (es decir, sin seguir las recomendaciones de la RAE porque odio ver muchas comillas juntas). Otras personas usaron comillas. Y los menos, usaron tanto comillas como cursivas. 

Me parece que en el momento de unificar todas las historias para publicar, hubiera sido genial decidir un estandar para este y otros asuntos menores. No es nada grave y tampoco resta puntos, pero si no lo pongo por escrito, me voy a olvidar.
MI HISTORIA
No les voy a contar de qué se trata, tampoco se las voy a poner para que la lean. No juzgaré mi historia a la hora de dar una opinión general del libro. Haré de cuenta que he arrancado esas hojas y que solo leo y reseño los quince cuentos restantes.

Sin embargo, quería comentar un par de cosas.

Claro está, cuando entregué mi cuento sentí que tenía una genialidad literaria entre las manos. Y aunque todavía me gusta la historia, cuando leo las genialidades que otros autores han aportado al ejemplar, me siento pequeñita. Sé que esto me ayudará a buscar formas de seguir superándome.

Si alguno de ustedes compra el libro, quiero avisar que CREO que por cuestiones de espacio se le han quitado algunas cosas a mi historia. O tal vez nunca las puse y quedaron en mi cabeza; a veces soy así, despistada.

Siento que faltan un par de “enters” de separación entre párrafos/escenas que eran intencionales. Y me parece que en un momento en el que hay un ida y vuelta de mensajes de texto, se han quitado mis interludios de quién envía qué y en qué tono lo hace. Quedó como un ping-pong que al final el lector olvida quién dijo qué. Pero bueno, tal vez pueda solucionarse en una segunda edición.

El texto se entiende bien de todas formas y no hay nada que quisiera cambiarle.

ANTES DE OPINAR

Para el libro anterior, no me animé a hablar de los cuentos en particular, pero sí les di un puntaje individual que llevó a que algunos colegas, sus amigos y sus familiares se enojaran porque:

“No estás difundiendo la literatura independiente si le das puntaje bajo” Como si esperaran que mintiera y dijera que algo malo es bueno solo porque es independiente o porque lo escribió un amigo.

“Porque tu texto sobre técnica, gramática, correcciones, calidad de narración, cohesión y coherencia son tu opinión subjetiva”, que los que me leen saben que siempre intento darle foco a lo objetivo por encima de mis gustos personales y que hay historias que no me gustaron, pero que tienen cinco estrellas porque igual son muy buenas.

“Porque debo tener una personalidad horrible y una vida muy triste para escribir mala leche disfrazada de reseña.” Cuando es posible que no hayan entendido ni la mitad de las explicaciones técnicas que puse sobre los motivos de mi puntaje, y está más que claro que no han leído todas las reseñas positivas que he hecho de autores tanto populares como independientes. Además, mi reseña aclaraba que era un problema de la primera edición nada más. ¿La habrán leído completa?

Porque alguien que vive en el exterior no tiene derecho a criticar textos sobre el país”. La verdad, esta queja nunca la entendí, pero la quería mencionar porque yo valoro la presencia de mi país y mi cultura en la literatura más que muchos de los escritores argentinos que conozco. Y creo que se nota.

Así que bueno, como no tengo más ganas de pelearme con nadie por sus sentimentalismos ni de responder comentarios kilométricos sobre asuntos técnicos que no les importan porque solo les cabe que fulanito, que es amigo o familiar suyo, participó en el libro, en esta reseña no hablaré de NADA particular.

Y lo digo así, claro y de frente, por si alguno de mis lectores encuentra extraño que no me ponga a detallar más sobre los puntos positivos y negativos de cada parte de la antología. Quería que sepan que hago esto porque soy vaga y no tengo ganas de discutir con personas a las que no conozco y que no ven más allá de “mi primo/hermano/novio/amigo escribió ese cuento tan lindo y vos le diste con un caño”.

Ahora bien, hablemos del libro.

OPINIÓN GENERAL
Buenos Aires fantástica tomo II supera en muchos aspectos a la entrega previa de la trilogía. No hablo tan solo de los errores de corrección que luego se modificaron, sino de la calidad de las historias en sí. 

A diferencia del primer ejemplar, en este libro solo he hallado dos cuentos casi ilegibles. Y digo ilegibles porque no tienen ni pies ni cabeza, ni puntuación, ni cohesión ni coherencia. No se entienden y punto. 

Les pondré un ejemplo inventado por mí para que entiendan de qué hablo. Las historias que no me gustaron están narradas así:
“Hace calor. Una nube pasa volando muy rápidamente al mismo tiempo que una luz amarilla inexplicablemente entra por la venta y todos gritan conmocionados mientras el mate se vuelva sobre la mesa. La sombra de una silueta aparece en el pasto y todos lloran ahora por el dolor el demonicornio (mezcla de demonio y unicornio, claro) bailando feliz mira y seguían todos sufriendo mientras la criatura daba su último bocado y la sangre se esparcía un crujir de huesos sonó en el barrio y la tormenta empezó porque ya no le quedaba más para comer.”
O sea, WTF?

Y sí, hay dos cuentos escritos así. Esto no es mi opinión personal, es algo que creo que ningún editor o corrector podría arreglar sin reescribir párrafos enteros. Lo siento si suena rudo, pero es así.

Salvo por esas dos historias (que no, no voy a nombrar ni acá ni en los comentarios ni aunque me pregunten por privado para que nadie se ofenda), el resto de los cuentos han sido muy buenos.

Cuatro de ellos son excelentes: bien escritos, atrapantes, con buenos personajes, una historia lógica, la criatura nombrada y explicada, el barrio descripto sin saturar la vista, giros inesperados y muchísimo más. Estas historias son motivo suficiente para comprar el libro completo y fumarse incluso los dos cuentos malos. Estas historias son las que representan a los barrios de: Palermo, Parque Avellaneda, Parque Chacabuco y Parque Chas.

Hay también otras dos historias que me gustaron mucho por diferentes motivos. Una tiene una calidad narrativa excepcional, con buen uso de recursos entrelazados y vocabulario intermedio que hacen de la historia un relato muy llevadero, aunque la trama no me haya terminado de encantar. Es la mejor prosa que he leído en la colección hasta el momento. Hablo de la historia del barrio de Recoleta. Me dejó con sabor a poco. Quería más. ¿Y si sale una novela de esto? ¿No? ¡Vamos! Valdría la pena.

Otro cuento tiene personaes MUY bien diseñados, con pasado, presente y futuro. Personajes multifacéticos, complejos pero sin ser ridículos. Creíbles y entrañables en apenas un par de páginas. La narración no es la mejor (no es mala, pero no alcanza a los cuentos que ya mencioné), pero se luce con su diseño de personajes y los diálogos que mantienen. Hablo del barrio de Parque Patricios. Pude ver la historia en mi cabeza de principio a fin. Empaticé con los personaje y los sentí tangibles. Excelente.

El resto de las historias son buenas, ni excelentes ni terribles. No se lucen ni se destacan por algo en particular, pero se leen con fluidez, son llevaderas, no tienen errores; la narración está bien armada aunque no sea muy compleja. Son cuentos que no llegan a ser memorables, pero que siguen siendo buenos.

No sé si han leído antologías o libros de cuentos en el pasado, pero si lo han hecho, de seguro conocen esta sensación. Cuando uno lee un libro de cuentos, es imposible que luego recordemos todos. Siempre hay un par que se quedan grabados en nuestra memoria, que nos acordamos incluso varios años después. Cuentos que les podemos contar o mencionar a nuestros amigos, cuentos que recomendamos. Pero el resto, aunque sean buenos, con el tiempo se nos olvidan. Es imposible reternelos a todos.

A eso me refiero. El resto de las historias (la mía incluída) caen dentro de esta categoría de ser historias buenas, pero no memorables.

El balance total del ejemplar ha sido más que positivo. No puedo esperar por el tercer y último tomo.






7 comentarios:

  1. Los autores que pones en el listado, pertenecen al primer libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por avisar! Se ve que guardé las dos imágenes con los nombres cruzados.

      Eliminar
    2. La semana que viene que tengo más tiempo, lo cambio =)

      Eliminar
  2. Estos libros no los conocía y nada más que por el diseño ya me ha llamado, gracias por el descubrimiento espero que pronto disfrutes del tercero.

    besos =)

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    La verdad es que no conocía estos libros. Sin embargo, me llamaron mucho la atención. No suelo leer antologías, pero sin dudas voy a tener en cuenta éstas. Más teniendo en cuenta que se desarrollan en lugares por los que pasé en algún momento :)
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Naty, cómo estás?
    En esta última semana el inicio de mi Facebook estuvo repleto de publicaciones sobre este libro. Nunca fui más conciente de la cantidad de amigos lectores, editores y etc que tengo jaja.
    No soy aficionada a las antologías, pero esta particularmente me llama la atención. Se que el contenido no es para nada lo mío y que corro el riesgo de salir despaborida, pero le gustaría darle una oportunodad en algún momento.
    Me alegro por tu alegría de tenerlo, jaja.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Es bastante bonito al libro, y a pesar de los errores creo que puede ser un buen libro. Espero conseguirlo en algún lado. No soy de leer antalogías pero me arriesgaría con este. Un beso

    ResponderEliminar