10 marzo, 2019

Reseña: El fantasma de Anya

Título: El fantasma de Anya
Autora: Vera Brosgol
Sinopsis: ¿QUÉ HARÍAS SI TUVIERAS UNA AMIGA QUE ES UN FANTASMA?
Anya tiene problemas. No es la chica más popular del instituto. Su apellido ruso es impronunciable. Le sobran un par de kilos. Está colada por el capitán del equipo de baloncesto... ¡Y encima ahora ha caído en un agujero donde hay un esqueleto humano!
Es allí donde conoce a Emily, una niña fantasma que se convertirá en su mejor amiga y la ayudará a triunfar en el instituto y en el amor, o al menos lo intentará.
Claro que muchos fantasmas tienen secretos, y el de Emily es más oscuro de lo que Anya podría imaginar.



GENERALIDADES
¡Uff! Hace mucho que no escribo una reseña. Este año estoy con el foco en la escritura y por eso no me he permitido leer tanto como lo hice en el 2018. Tengo un montón de proyectos personales y ello me quita tiempo. 

Pero acá estoy. 

El libro que les muestro es una novela gráfica, o sea… algo así como un comic (para los que no saben muy bien qué es). Admito que no suelo leer esta clase de cosas, pero muchos de ustedes me vienen recomendando este título desde que abrí el blog hace ya casi cinco años, así que cuando lo encontré de oferta decidí darle una oportunidad.

Permítanme contarles qué me pareció.

LA HISTORIA
Anya es una adolescente de Estados Unidos que tiene los típicos problemas de adolescentes de Estados Unidos que vemos siempre en ficción.

No es popular en la escuela, tiene pocos amigos y el chico nerd al que todos le hacen bullying intenta acercarse a ella a menudo. Además, está enamorada del chico más popular de la escuela que ya tiene novia y que se nota a leguas que es un hijo de puta. Como si eso fuera poco, Anya tiene complejos varios: con el sobrepeso casi nulo contra el que lucha desde que era más chica, con su acento ruso que todavía no se le ha ido por completo y con qué tan difícil de pronunciar es su apellido. Le molesta que su madre cocine comida con muchas calorías o que la obligue a ir a la iglesia y no tolera a su hermanito menor. 

En su mente, su vida es un desastre. Intenta fumar como los chicos “cool” de la escuela, etc. 

Hasta que un día se cae en un pozo muy hondo que estaba oculto entre la maleza de un parque. En el fondo del poso hay un esqueleto humano y, a su lado, el fantasma de una chica de su edad que pronto se convertirá en su nueva amiga.

OPINIÓN
Sí, voy a ir directo a mi opinión. La historia es breve y de los personajes no hay mucho que decir. A Anya se las presenté más arriba y del fantasma no les puedo contar nada porque eso sería un spoiler. 
Así que vayamos al grano. Tengo emociones encontradas.

Cuando me contaron de qué iba la historia me entró curiosidad porque siempre me ha gustado mucho el género paranormal y las tramas sobre fantasmas fuera de lo que es el terror. No sabía muy bien con qué me iba a encontrar más allá de eso.

Mi primera impresión fue mala. Luego de varias páginas de “adolescente acomplejada con sus dramas escolares a la que me gustaría sopapear”, se introduce por fin el elemento paranormal y la historia se vuelve un poco más interesante.

Entiendo que no era para mí. 

La historia me resultó muy vacía, superficial y repetitiva. No sé si esto sea porque al ser una novela gráfica hay limitaciones en la forma de contar lo que ocurre o qué, pero me dejó sabor a nada. Los giros se me hicieron predecibles y todos los personajes me resultaron insufribles. 

Esto no significa que sea una mala historia. Para nada, estoy segura de que hay muchas chicas jóvenes que pueden ponerse en los zapatos de Anya y que amarían verla crecer y aprender, madurar. Pero a mí no me resultó. Lo que sí rescato es que en pocas palabras la autora pudo mostrarnos quién es Anya, de dónde viene y por qué se siente de la forma en la que se siente.

¿Será que ya he leído demasiado de este género? ¿Será que las novelas gráficas no son lo mío? ¿Quizá apunta a un público en otro rango de edad? No lo sé. Solo puedo confirmar que no es una mala historia, pero que a mí no me gustó, que me decepcionó.

En cuanto al estilo artístico de dibujo no puedo decir mucho porque yo no entiendo de esos temas. 

Las ilustraciones son muy sencillas (con pocas líneas gruesas) y el único color que hay en la historia es un tono entre azul y púrpura en sus distintas tonalidades. Es sencillo y muy bonito.

Como lectora de novelas, me agradó este aspecto porque no me resultó intrusivo con respecto a las palabras. El dibujo no está por encima de la historia, sino que acompaña. 

Me ha pasado ya con mangas y con otros comics que las ilustraciones son tan detalladas y precisas que me distraigo de lo que ocurre en la historia por analizar la imagen y luego me pierdo o me confundo. 

Así que yo agradezco la sencillez del estilo. Si es "bueno" o no desde el punto de vista artístico, no lo sé.

Y… no tengo nada más que decir. Fue una lectura muy “meh”. No me pareció mala, pero tampoco me gustó. No me dejó nada. Solo la sentí vacía.

A mí esto de “chica normal acomplejada que muere por ser popular” nunca me ha interesado, tal vez porque no viví una adolescencia así, porque en mi escuela no existían “populares y rechazados”, porque a mí jamás me preocupó tener “unos kilos demás” o porque jamás me sentí “atraída por el chico lindo que a todas les encanta”. Yo qué sé, no es lo mío, no logro empatizar.

¿La recomiendo? Ni idea. Supongo que dependerá de los gustos personales de ustedes.


3 comentarios:

  1. Hola lo dejo pasar no logra convencerme. Gracias por la reseña. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Que lástima que no te haya gustado, por lo menos lo compraste en oferta. A mí tampoco me gustan las historias de chicas que quieren ser populares y que están enamoradas del gil del curso. La portada y los dibujos se ven super lindos, creo que lo leería solo por los dibujos y el misterio del fantasma, pero no lo compraría. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, gracias por la reseña pero lo dejaré pasar.
    Nos leemos

    ResponderEliminar