27 abril, 2019

Reseña: Persona normal (Benito Taibo)

Título: Persona normal
Autor: Benito Taibo
Sinopsis: Desde que el tío Paco se hizo cargo de él, Sebastián ha vivido aventuras increíbles: tuvo un encuentro inesperado con un enorme felino, consiguió un mapa estelar para un pobre extraterrestre perdido en la Tierra, sobrevivió el embate de un enorme monstruo marino, peleó al lado de los sioux para defender su territorio de los colonizadores… ¿Qué pasa con Sebastián? ¿Acaso no es una «persona normal»?

“No te vendas, no te alquiles. Sé un alma libre y vela por lo justo. Es mucho mejor pasar hambre que ser un esclavo. Sigue tus corazonadas.” 



GENERALIDADES
Muchísimas personas me recomendaron este libro. Personas en las que confío, que tienen gustos similares a los míos y que son quisquillosas con sus lecturas. Tenía que conseguirlo.

Y me costó. Acá en USA es casi imposible comprar libros de autores hispanos a buen precio, salvo que sean MUY famosos en el ámbito internacional o clásicos como García Márquez. Importarlos cuesta caro y toma muchísimo tiempo, es todo un tema (en especial cuando a mí me gusta más leer a autores hispanos que anglosajones).

Pero bueno, la cuestión es que después de bastante tiempo lo pude comprar. Y lo amé.

LA HISTORIA
Los padres de Sebastián mueren cuando él tiene apenas doce años y, por pedido de su madre, queda a cargo de su extravagante tío Paco, un hombre de tintes entre hippies y bohemios en algunos aspectos, amante de la literatura y con una mente ágil y ávida.

Más allá de la tristeza de Sebastián, ambos forman pronto un vínculo de igualdad y de amistad. Paco le habla a su sobrino sobre poesía, sobre filosofía, sobre historia y sobre libertad. Le enseña poco a poco a vivir siendo fiel a sí mismo, a cuestionar lo que le dicen, a ser independiente aunque sin miedo a pedir ayuda y a ayudar, a no temerle a otros, a dejar de lado la idea de que es mejor que los demás. A respetar y a disfrutar de cada momento.

En cuanto al formato, el libro narra una historia de vida cronológica, pero no se presenta a modo de novela (donde hay un inicio, un conflicto y un desenlace con causas y consecuencias directas entre los capítulos), sino como una sucesión de cuentos breves que muestran distintas escenas claves de la adolescencia de Sebastián. Ya hablaré más al respecto en otra parte de la reseña.

LOS PERSONAJES
Esta es una historia que tiene como foco a dos personajes.

Por un lado, tenemos a Sebastián. Él es un chico que al comienzo de la historia tiene apenas doce años y que busca, todavía, su lugarcito en el mundo. El libro sigue el crecimiento de este personaje a medida que se descubre a sí mismo, que se moldea y se analiza. Se descubre al paso de las enseñanzas de su tío, de los libros que lee y de las amistades que forja. 

 “Nadie es más ni menos que tú, mira a los demás a los ojos, escúchalos, intenta entenderlos. Si no entiendes sus razonamientos o sus motivaciones, guíate por el corazón y no por la cabeza.” 

El otro protagonista es el tío Paco. Personaje interesante como ningún otro —y que sospecho tiene mucho parecido con el autor—. El tío Paco no es normal. Lo sabe y lo disfruta. Puede recitar decenas de poemas de memoria, recuerda pasajes enteros de los libros que ha leído y tiene siempre ideas poco convencionales. No le teme a probar cosas nuevas o al qué dirán. Es, con todas las letras de la palabra, un hombre libre. Libre de prejuicios y de los temores usuales. Libre de pensamiento. Libre de todas esas presiones sociales bajo las que muchos crecemos. Pero no solo es libre, sino que es feliz siendo una persona muy poco normal.

Hay, claro está, otros personajes a lo largo de la historia. Pero se presentan más como “el granito de arena que ayuda a Sebastián a entender algo” que como personajes por sí mismos. Están, pero son un refuerzo, una columna que sostiene al protagonista de esta historia.

Y por cuestiones de spoilers, no les cuento más.

LA NARRATIVA
El estilo de Benito Taibo es precioso. Es simple y profundo al mismo tiempo. Con pocas palabras es capaz de decir muchísimo y, a través de esta ficción, nos llena de mensajes y de consejos a los lectores que, más seguido de lo que queremos admitir, nos sentimos atrapados en el mecanismo de la sociedad.

El libro está escrito en primera persona (en presente) desde la perspectiva de Sebastián, que nos adentra en su mente, en sus temores e ideas, en sus dudas y problemas. Pero que también nos permite ser parte de su crecimiento y de su aprendizaje. 

Al poner al lector junto al personaje que se va moldeando con las enseñanzas de la vida, el autor logra que el público también reciba la información y la saboree junto al protagonista. 

Nosotros somos Sebastián y Benito Taibo es Paco. Los lectores somos ese niño que se enfrenta al mundo, que no lo entiende, que busca ser libre más allá de las prisiones sociales y que necesita de la literatura y del cariño de alguien, de las enseñanzas y de los consejos. De una persona que, sin juzgarnos, nos escuche y que aliente nuestros proyectos. Alguien que no castigue la curiosidad, sino que la festeje. 

Obvio que hay tonterías técnicas para mejorar, como en todo libro. Lamentablemente, cuando uno se dedica a corregir novelas no puede disfrutarlas tant0 como otros lectores. Es horrible, pero me es imposible dejar de ver un millón de comas fuera de sitio, palabras con pequeños errorcitos y muletillas incómodas. Están ahí. Yo las noto, me molestan. Pero no me hagan caso. Estoy segura de que ninguno de ustedes se va a dar cuenta de esto. Son estupideces mías.

Resumido: la narrativa de este libro es muy bonita. Tiene buena calidad sin ser rebuscada.

OPINIÓN
Lean el libro.

Con eso solo podría resumirlo todo, pero estoy segura de que no se van a conformar con algo tan breve, así que permítanme explayarme.

Cuando compré el libro no tenía NI LA MÁS PÁLIDA IDEA de lo que se trataba. Solo tenía en claro que era de un autor hispano y que había referencias a otras obras literarias. Por eso mismo es que tardé en empezar a leerlo. La tapa no me llamaba la atención, la sinopsis se me hacía un poco boba y… no sé, me costaba entender por qué me lo recomendaban tanto. ¡Casi que me obligué a empezarlo!

La gente le tiene muchísimo más miedo a las palabras que a los cañones. Las palabras han hecho revoluciones, puentes, caminos. Han logrado que la gente se enamore o se odie para siempre.” 

Siempre que compro un libro que me recomiendan mucho, me asusta pensar que voy a llegar con expectativas altísimas que no van a cumplirse. Me ha pasado en numerosas ocasiones y por ello leí el primer capítulo con desconfianza. 

Ahora solo pienso en que debería haberlo leído mucho antes. ¿Cómo dejé que esta historia juntara polvo en un estante por casi medio año? 

A ver, vayamos por partes. No sé muy bien por dónde empezar a describir mi opinión.

Más allá de que pueda alabar la calidad de la historia desde lo narrativo, tengo que dejar en claro que me pegó fuerte la trama porque yo siempre me he sentido un poco como Sebastián y me encantaría poder ser algún día aunque sea la mitad de lo genial que es Paco. 

Ahora sí, empecemos. Estos son todos los motivos por los que adoré el libro.

-Sobre la vida. Sin desglosar una por una las enseñanzas del libro, me gusta mencionar que no con todo lo que piensan los personajes estoy de acuerdo en cuanto a sus estilos de vida. Y más allá de eso, creo que es maravillo el modo en el que esto se presenta, quizás incluso de forma intencional, con la idea de decirle al lector que, mientras exista el respeto, nadie es mejor que nadie. Que está bien pensar de una forma diferente. No es un problema si vos sos religioso o si sos ateo, si creés en un gurú que te hace meditar con saludos al sol todas las mañanas o qué. Lo que importa es que cada uno es libre de ser la persona que desea ser, que no debe dejarse llevar por lo que “la sociedad espera” sino por lo que lo haga feliz y buena persona. Que debemos ponernos en los zapatos del otro. Escuchar, aprender antes de prejuzgar. No es “más o menos correcto” si alguien es omnívoro, vegetariano o vegano, si alguien no puede ver, oír o caminar. Porque todos somos personas y tenemos un valor especial por ello. 

-Sobre la sociedad. También dentro de los mensajes me ha gustado mucho la idea de que hay que ser fiel a uno mismo. Es común en nuestros días que busquemos ajustarnos al resto, a lo que se espera de nosotros. A veces lo hacemos con modas (no solo de ropa) o con tendencias, otras veces lo hacemos con los estudios (estudio abogacía como mis abuelos porque si le digo a mi papá que quiero ser músico me va a correr de mi casa), con la forma de actuar. Hay muchísimas formas de buscar “encajar” que nos llevan a dejar de lado lo que queremos en realidad. Cuantas veces hay jóvenes que dicen cosas como: “Los chicos copados no estudian, yo tampoco voy a estudiar porque no quiero que me tomen por nerd.”, “Todos mis amigos toman cerveza a escondidas, así que yo también aunque no me guste su sabor”. Para algunos pueden parecer tonterías, pero a la larga terminan por arrebatarnos pedacitos de identidad. Me encanta que el libro nos invite a no tener miedo a ser curiosos, a equivocarnos, a descubrirnos. No está mal no ser una “persona normal”. 

Es en este punto que el libro me pegó a mí de forma personal porque yo siempre he sido un poquitín rara dentro de lo que son los estándares. Nunca fui a un boliche salvo por mi fiesta de graduación. No me gusta maquillarme ni ponerme tacones ni nada de eso. No escucho la radio. No me interesan ni GoT ni Avengers. Iba a la escuela siempre con un libro bajo el brazo y a veces me pasaba los recreos leyendo o dibujando en la biblioteca. Siempre me fascinaron las artes, por eso me gusta dedicarme a la literatura. La ropa de moda rara vez me agrada. Me acuerdo siempre de haber salido con amigas del colegio que parecía que tenían un uniforme porque todas iban con cosas parecidas y de las mismas marcas (y yo con mi camiseta de Bob Esponja). 

Y, como bien dice el libro, ninguna cosa es mejor que otra. Lo que vale es que seamos fieles a nosotros mismos. Que no tengamos miedo de decir que en algo no estamos de acuerdo, de debatir con respeto, de ser una oveja negra (o rosa o azul, o de cualquier color).

“No podemos seguir confundiendo caridad con justicia. Se necesita mucho de la segunda para poder evitarnos la primera que sólo sirve para que algunos se sientan bien consigo mismos, pero que no remedian en nada la situación.”  

-Las referencias e invitaciones. El libro está plagado de referencias a libros clásicos de distintas partes del mundo y de géneros variados. Nos invita a conocer sobre poesía y sobre narrativa. 

Creo que muy pocos podrán ser los lectores que conozcan y encuentren todas las referencias (que, por fortuna, están listadas al final del libro), pero es muy divertido verlas y darse cuenta de que sabemos de lo que habla Paco. Y, cuando algo no lo conocemos, muchas veces nos genera curiosidad. Yo me anoté dos o tres libros que todavía no leí y que ahora quisiera conocer.

Siempre me han gustado los libros que te invitan a leer otros.

-La simpleza. Sé que hay muchísimos lectores que aman las tramas MEGA complejas en mundos nuevos con sistemas complicados, mapas y demás (que a mí a veces también me agradan). Los que solo leen fantasías épicas o ciencia ficción pura, historias con sistemas mágicos/tecnológicos y razas que necesitan una enciclopedia propia para poder seguir la lectura. Pero la verdad es que yo soy una gran amante de las historias sencillas por encima de todas las demás. 

Este es un libro con una premisa muy básica: Un chico se queda huérfano y su tío lo cuida de ahí en adelante. Fin. Realista y contemporáneo, muy sencillo. Y, sin embargo, es en lo simple que está el encanto de la historia. Es, definitivamente, mi clase de libro.

Por momentos hay atisbos de realismo mágico que forman parte de la ávida imaginación de Sebastián, de una mente que no deja de trabajar y de procesar sus lecturas y sus experiencias.

Es un libro que da la sensación de que está escrito con muchísimo amor. Y es ahí que reitero algo que puse mucho antes: a mí me da la impresión de que el tío Paco es tan solo un seudónimo de Benito Taibo que nos cuenta a nosotros, como si fuésemos sus sobrinos, las maravillas de una vida libre y feliz. Que intenta aconsejarnos y ayudarnos a crecer sin miedos.

Esta es la clase de libros que me habría gustado que fuesen lectura obligatoria cuando yo estaba en la escuela. Es más. Luego de leerlo, habría sido genial que la siguiente asignatura hubiese sido escoger uno de los otros libros referenciados (el que cada alumno quisiera) y disfrutarlo.

Uff, tengo tanto que quiero decirles que ya no sé qué dije y qué no. Creo que lo mejor va a ser cortar la reseña acá y decirles que les recomiendo muchísimo esta historia. Yo, por mi parte, voy a buscar por todo USA los otros títulos del autor. Si alguien me los quiere obsequiar, vivo en NY (?) jajajaja.

Este libro va de cabeza a mis mejores lecturas del año.

Los dejo con unas cuantas citas preciosas: 


 “Me miran como si estuviera loco. Como si no fuera una persona normal. Será que afortunadamente no lo soy.”

“El estudio no se mide por el número de páginas leídas en una noche, ni por la cantidad de libros leídos en un semestre. Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas. Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre.” 

“Apela al sentido común. Nunca pierdas el sueño por aquello que no tiene solución. Nunca pierdas el sueño por aquello que tiene solución. Nunca pierdas los sueños.”  

“Hay que pensar antes de decir y nunca dejar de decir lo que se piensa.” 

“La libertad es de uno y la puede llevar hasta donde uno quiera, siempre y cuando, con tu libertad, no estropees la libertad de otros.” 

“La educación sentimental te hace ser persona. No sirve de nada tener buenos historiadores o arquitectos, si antes no son buenas personas. Hay que encontrar un equilibrio entre una y la otra.”

 “Uno debería de tener la capacidad de analizar lo que ignora y no descalificarlo de golpe y porrazo; desmenuzar cada uno de los hechos para comprender del todo.” 

“La educación debe ser parte de la práctica de la libertad.” 

“El olvido es una especie de animal pequeñísimo que te va royendo lentamente los recuerdos hasta que desparecen.” 

“Volverse adulto es, en esta sociedad, estar preparado para comenzar la carrera que te lleve hasta la meta del prestigio, el dinero, el reconocimiento de tus pares, ésos que corren junto a ti, tirándote codazos para que caigas al suelo y haya menos competidores. Hoy valen un pepino la justicia, la igualdad, la solidaridad. Nadie quiere ser sabio, todos quieren ser ricos.” 

“Si tu fortuna no vale para cambiar la vida y tu entorno, y las condiciones de los que están a tu lado, es sólo papel, mal papel donde ni siquiera se podrán escribir cosas buenas sobre tu persona.” 

“Uno no es de donde es, sino de donde quiere ser.” 

“Patria es un concepto inventado para hacer fronteras entre nosotros.” 

“Cada canción, cada sueño, cada encuentro fortuito o premeditado, cada película vista, cada libro leído te hacen una persona diferente, te determinan. Eso se llama una educación sentimental.” 

“Pero déjame decirte que las cicatrices son muy importantes, hay que lucirlas con orgullo, porque cada una, pequeña o grande, cuenta una historia, tan pequeña o grande como quieras.”

“Las pequeñas cosas son las que a la larga se convierten en las grandes historias. La memoria es esa maravilla que se va formando con retazos de conversaciones, un olor, como el de la panadería, un momento justo, un beso, la súbita aparición del sol en el horizonte; en fin, es como una de esas mantas que se hacen con retazos de tela de diferentes colores que aparentemente no encajan unas con otras y que, sin embargo, acaban resultando de una perfecta armonía.” 

“La historia siempre tiene dos versiones. Una, la que cuentan los que ganan las batallas y otra, muy diferente, que casi nunca nadie cuenta y que sólo se conserva en la memoria de los perdedores.” 

“La poesía no es de nadie, es de todos. Se hace cada vez que alguien con cosas que decir abre la boca.” 

1 comentario:

  1. ¡Hola Nathalia!
    Me alegra mucho que te haya encantado este libro porque es una de mis historias favoritas y la cual está llena de post-it, te prometo que no estoy exagerando. Benito es un genio y hace unos días vino a la Filba así que sin pensarlo dos veces me fui a la feria para que me firmara el libro además de tener una foto con él. Todavía estoy dando brinquitos de la alegría.
    Con respecto a la escritura, en mi caso estoy estudiando la carrera de Edición y me pasa exactamente lo mismo; noto muchos errores técnicos que quizás un lector que no tiene idea sobre eso no se da cuenta. No solo me pasa con eso, sino con muchas otras cosas más y en específico la relación precio-objeto JAJAJAJAJJAJA Así que no te preocupes, no sos la única xD
    Tampoco te sientas mal por comprarlo y haberlo dejado ahí medio año juntando polvo, yo siento que cada libro llega a nuestras manos cuando es el tiempo de leerlo. Yo en mi caso me tarde bastante en leerlo porque no lo encontraba en mi país así que cuando estuve a punto de rendirme y leerlo por pdf, lo volví a buscar por última vez y me encontré con la gran noticia de que ya había llegado así que sin pensarlo dos veces fui a comprarlo para devorarlo.
    Espero que pronto puedas conseguir el resto de los libros :D
    Me encantó tu reseña, nos leemos~

    Fiorella (Pequeños momentos con los libros)

    ResponderEliminar