03 junio, 2019

Reseña: Sputnik Sweetheart (Haruki Murakami)


Título: Sputnik Sweetheart
Autor: Haruki Murakami
Sinopsis: Perdidos en la inmensa metrópoli de Tokio, tres personas se buscan desesperadamente intentando romper el eterno viaje circular de la soledad; un viaje parecido al del satélite ruso Sputnik, donde la perra Laika giraba alrededor de la Tierra y dirigía su atónita mirada hacia el espacio infinito. El narrador, un joven profesor de primaria, está enamorado de Sumire, a quien conoció en la universidad. Pero Sumire tiene una única obsesión: ser novelista; además, se considera la última rebelde, viste como un muchacho, fuma como un carretero y rechaza toda convención moral. Un buen día, Sumire conoce a Myû en una boda, una mujer casada de mediana edad tan hermosa como enigmática, y se enamora apasionadamente de ella. Myû contrata a Sumire como secretaria y juntas emprenden un viaje de negocios por Europa que tendrá un enigmático final. 


¿Por qué la gente tiene que estar tan sola? ¿Cuál es el punto de todo? Hay millones de personas en este mundo, todos anhelando, buscando a otros para satisfacerse, y al mismo tiempo aislándose. ¿Por qué? ¿Acaso la tierra fue puesta aquí solo para nutrir la soledad humana?


GENERALIDADES

A principios de este año me decidí a leer, por fin, una novela de Murakami. Y amé cada página de principio a fin, quedé enamoradísima de su estilo, de sus personajes y de todo.

Así que no pude resistirme: me compré como siete obras suyas para leer de a poco. Voy lento porque no quiero que se me acaben jajaja.

LA HISTORIA

Sputnik Sweethart es una novela breve que puede leerse en una tarde. Nos habla sobre Sumire, una chica bastante extravagante que sueña con ser novelista. Abandonó sus estudios universitarios para dedicarse a la literatura, pero ninguno de sus manuscritos le convencen como para atreverse a dar el gran paso de mandarlos a una editorial.

Su vida cambia cuando conoce a una mujer mayor que ella, y casada, de la que Sumire se enamora perdidamente y con la que pronto comienza a trabajar en una oficina.

Poco a poco, Sumire comienza a cambiar, a perderse a sí misma en una nueva vida. Deja de escribir. 

Y un día, desaparece.

Todos tenemos un algo especial que solo podemos obtener en un punto especial de nuestra vida, como una pequeña flama. Unos pocos cuidadosos y afortunados aprecian y cuidan la flama, la nutren, la sostienen como una antorcha para iluminar su camino. Pero cuando esa flama se extingue, se va para siempre.

La novela está narrada desde el punto de vista del mejor amigo de Sumire, un maestro de escuela muy joven al que el libro se refiere solo como “K”. Él está enamorado de Sumire y cierra uno de los triángulos amorosos más originales y mejores tratados que he leído hasta ahora.

Sputnik Sweetheart es un libro que habla sobre la soledad. Sobre estar rodeado por millones de personas y aun así no tener a nadie.

LOS PERSONAJES
Esta novela tiene 3 grandes personajes.

Sumire es nuestra protagonista, pero no nuestra narradora. Describirla en palabras es complicado, por momentos ella es indescifrable. Incluso quienes más la conocen no terminan de entender todos sus ángulos y recovecos.

K es nuestro narrador y también el mejor amigo de Sumire. Como Watson a Sherlock, hace de testigo y nos relata lo que sabe sobre su amiga, lo que ella le cuenta y la búsqueda luego de su desaparición. Toda la historia está teñida de su perspectiva, de sus reflexiones y de su soledad.

Myû es una mujer casada y muy bella, tiene su propia empresa a nivel internacional de importación de vinos y viaja mucho. Pero ella guarda un secreto, algo que marcó su vida y que, tal vez, marque también la de los otros personajes.

OPINIÓN

No sé que opinar.

Fin.









¿Qué? ¿No se conforman con eso? Mierda. Bueno a ver, algo se me va a ocurrir.

Esta es la historia que menos me gusta de Murakami hasta el momento. Pero eso no significa que no me haya parecido buena, sino que el autor tiene cosas que me parecieron mejores. 

El comienzo de la historia es bastante entretenido, aunque un poco lento. Tiene un montón de descripciones históricas que no apuntan a nada (porque el narrador estudió historia) y que en realidad son irrelevantes a lo que ocurre. Salvo que al lector le interesen esos temas en particular, se siente como relleno.

Cerca de los ⅔ de la novela, se presentan elementos que están en el borde del Realismo Mágico y lo… ¿paranormal/espiritual? No estoy segura de cómo definirlo. Eso puede resultar un poco chocante para el que no lo esperaba, para el que leyó el libro pensando apenas en la sinopsis que habla más que nada de un misterio. A mí esos elementos me gustan, pero no era lo que esperaba y tardé en aceptarlos.

Y el final… ¿qué decir del final? Es un libro de Murakami. Sus finales no son “abiertos” como uno imagina cuando dice la palabra “abierto”. Son finales que te dejan más preguntas que respuestas. Que te hacen cuestionarte todo lo que leíste y hasta el sentido mismo de la historia.

Explicarlo es complicado, tienen que leer al autor para entenderlo xD.

¿Y el título? ¿Qué significa? No se los voy a explicar, tienen que leer la novela ustedes para descubrirlo =p.

Por último, y como mencioné antes, el eje central de la novela está en lo que significa la soledad en distintas formas de sentirla y de buscar alejarla. Nos habla sobre cómo personas que están rodeadas de otros seres humanos se encuentran, al mismo tiempo, en su propia isla. Se habla de relaciones superficiales, de anhelos que no se pueden cumplir, de amores imposibles, de familias con lazos débiles y de cómo podemos saber muy poco sobre alguien a quien apreciamos mucho.

¿Acaso las cosas sin importancia no tienen también un espacio en este mundo imperfecto? Quita todo lo que es imperfecto de una vida imperfecta, y perderá incluso su imperfección.


1 comentario:

  1. Hola! de este autor tengo tantas (pero taaaantas) ganas de leer La muerte del comendador y los años de peregrinación del chico sin color y ahora se le suma este jaja
    Buena reseña! :)

    ResponderEliminar