16 marzo, 2019

Reseña: Una sonata de verano (Belén Martínez)

Título: Una sonata de verano
Autora: Belén Martínez
Sinopsis: NOVELA GANADORA DEL I PREMIO PUCK ¿Y si tu libro favorito fuera mucho más que una buena historia?
Casio Oliver está obsesionado con Preludio de invierno, la primera obra de Óscar Salvatierra, un escritor ya retirado. Aguablanca, el pueblo donde se desarrolla la historia, es el lugar en donde Casio pasará el último mes de verano, entre sus pinos, fantasmas y recuerdos olvidados, mientras él intenta dejar atrás la pesadilla en la que se ha convertido su vida desde hace unos meses. Lo que Casio no sabe, es que su propia historia ya comenzó hace tiempo, con un chico que le ofreció un paraguas bajo la lluvia, una mansión sobre un acantilado, y un libro que esconde magia, muerte y amor entre sus páginas.
En el abismo que separa la magia de la realidad, Casio tendrá que decidir por qué luchar, por qué vivir, para que su propia historia se haga realidad.

“Pero la vida no es una historia, no es una novela. A veces los preludios se quedan en eso, en preludios, en promesas que no llegan a cumplirse.”


GENERALIDADES
¡Hola, gente! ¿Cómo andan? Hoy les traigo la reseña de la novela que ganó el premio Puck del año pasado. La compré por curiosidad porque yo tengo ganas de participar del premio de este año y quería ver más o menos a qué nivel debería apuntar. Y ahora que leí la novela… uff, ni por casualidad ganaré así que quizá sea mejor que ni participe xD.

Permítanme contarles un poco más al respecto. Les doy la bienvenida a un libro que de seguro formará parte de mi top 10 de las mejores lecturas del año.

LA HISTORIA
Una sonata de verano sigue la historia de un adolescente albino llamado Casio durante la temporada de vacaciones de verano que pasa en el pueblo de Aguablanca (España). Han decidido ir allí porque Casio está enamorado de una novela poco conocida que fue escrita por un autor de ese sitio y quiere ver con sus propios ojos los escenarios que ha dibujado en su imaginación una y otra vez mientras releía la historia.

Su vida escolar parece haberse ido al demonio en algún momento del pasado cercano, aunque no sabemos todavía muy bien qué ocurrió porque la información se presenta a cuentagotas a medida que avanza el libro. Nos enteramos pronto de que la soledad de Casio es autoimpuesta, que él guarda un secreto y que por eso rehuye de sus amigos. El problema es que escapar no es nunca la mejor opción y quizás por ello es que en el pequeño pueblo se encuentra con un chico llamado Marc a quien ha visto una sola vez en su vida y en medio de una situación un tanto humillante.

Sus vidas son completamente opuestas a simple vista. Marc es hijo de una familia muy adinerada y está acostumbrado a ciertos círculos que Casio apenas si puede imaginar. Y, sin embargo, existe algo que pronto los une: la novela que el joven albino lleva siempre consigo.

Y no les puedo contar nada más porque todo el resto sería un spoiler.

OPINIÓN
¿Sorprendidos? Sí, yo también. En general suelo hacer primero los apartados particulares de temas menores antes de hablar de qué me pareció una historia, pero hoy haré una excepción.

Voy a desglosar a continuación lo que pienso sobre la obra y sobre sus personajes, y dejaré la parte técnica para más adelante porque, en esta ocasión, tengo muchísimo para decir sobre la mala corrección de la novela. 

Lo explico en pocas palabras por si alguien es nuevo del otro lado de la pantalla y todavía no me conoce. Yo me dedico a la corrección y edición de novelas, algo que por momentos se convierte en mi peor tortura ya que hace que me cueste muchísimo más disfrutar de las lecturas que hago por ocio. 

No es que sea un problema intencional, es que no puedo evitarlo. Cuando leo un libro, mi cerebro nota los errores y se detiene en ellos, es un gaje del oficio. Aunque quiera perderme de lleno en una buena historia, si le encuentro varios errores seguidos me cuesta no marcarlos como lo haría en mi trabajo cuando reviso manuscritos. Este libro en particular  está plagado de errores técnicos de esos que el lector promedio no nota (porque no son tildes o bestialidades del estilo “disiembre”) y que desto ver. Ojalá pudiera bloquear mi trabajo mientras leo, juro que lo intento. Pero es imposible, así que le voy a dedicar un amplio espacio de la reseña a lo que fue la corrección de Una sonata de verano para que la lean solo aquellos que están interesados en asuntos técnicos. 

Ahora bien, hablemos sobre la tramaUna sonata de verano presenta una trama que a simple vista se observa como varias historias separadas que van, tal vez, por senderos paralelos. Por un lado tenemos el asunto de Casio  con sus amigos de la escuela, luego está la relación que tiene con la novela y, por último está su amistad con Marc.  Estos tres elementos están mucho más relacionados de lo que el lector cree en un principio, con puentes e intersecciones que llevan a que las piezas por separado formen luego un cuadro panorámico enorme. Hay muchísimo más detrás de la trama de la historia de lo que parece al comienzo de la novela.

Y ya que hablamos sobre el inicio, tengo que admitir que me costó bastante engancharme con los primeros dos o tres capítulos, pero que luego ya no pude soltar el libro hasta llegar el final. No creo que haya un problema en sí con la historia, sino conmigo y con mis preferencias personales; no estoy acostumbrada a leer novelas que me presenten en un primer vistazo la vida de un adolescente que parece ser común y corriente. 

Estoy muy sorprendida de lo bien tejida que está la trama en su totalidad; el modo en el que los cabos que se atan poco a poco es magnífico y el hecho de que todo tenga que ver con todo me pareció fenomenal. El diseño de personajes es muy bueno, también su evolución. De algunos me habría gustado saber más, pero eso es porque yo soy curiosa y no porque les falte construcción. Al contrario, creo que se dice exacto lo que se necesita decir sobre cada uno de ellos y que si le hubieran añadido más se habría sentido posiblemente como relleno. Ya sé, ¿quién me entiende? 

Sobre este tema de los personajes quisiera decir, además, que me ha parecido genial el contraste que se crea entre cada uno de ellos, en especial entre Casio y Marc, porque muestran pasados y presentes muy distintos aunque sin llegar a lo absurdo o a lo exagerado; se mantiene la credibilidad en todo momento y, así como se hace hincapié en sus diferencias, también se ve con claridad en qué se parecen. Yo lo tomo como una forma de decir que en el fondo todos somos humanos y que tenemos miedos e inseguridades, obstáculos para superar y problemas que nos agobian. Que siempre que vemos al otro pensamos que no podría entendernos o que jamás pasaría por lo que pasamos nosotros, que asumimos sin saber. 

Casio cree que Marc jamás entendería sus problemas y que su vida de niño rico es perfecta. Marc supone que Casio no comprendería lo que significa ocultarle a otros tus verdades. O peor todavía, ocultártelas a ti mismo.

¡Ah! Y en una nota pasajera, quiero decir que el pueblo de Aguablanca es tan pintoresco que no he dejado de imaginarlo y ahora hasta quisiera ir a visitarlo xD. Las escenas que transcurren en el hogar de los Salvatierra han logrado que me sintiera dentro del edificio con ellos. Me ha hecho imaginar toda la historia como si viera una película en mi mente, eso pocas novelas lo logran.

Sí. Lo sé, lo sé, me enredo sola con mis palabras, no puedo evitarlo. Es que como todo en la historia me ha fascinado no sé por dónde empezar y por dónde seguir.  Estoy cruzando temas de acá para allá. Lo siento.

Lo siguiente que quiero hacer es felicitar a la autora por la novela. No podría cerrar la reseña sin hacer algo así porque realmente lo merece. Su novela no solo tiene originalidad, sino un montón de cosas más. 

Me gustó muchísimo que se mantuviera el misterio de ciertos elementos, que la información se brindara siempre de a poco hasta que el lector en cierto punto (que varía según cada quién) logra comprender qué tal o cual detalle era importante porque se relacionaba con otro aspecto y que si se ponían ambas cosas juntas todo cobraba sentido. En mi caso, hubo un par de giros que predije al instante, otros me tomaron mucho más, ¡y uno me tomó 100% por sorpresa! 

No me alcanzan las palabras para decir qué tan buena me pareció la historia en sí con todos sus elementos particulares y sé que de seguro me he olvidado de mencionar algunos. 

Lo único que puedo hacer en este momento es recomendarla. Con vocabulario sencillo y una trama mágica, es algo que creo que podría gustarle a la gran mayoría de los lectores.

LA CORRECCIÓN
Si no te interesa saber sobre tecnicismos, te recomiendo no leer esta parte de la reseña. Comprendo que todo lo que voy a mencionar a continuación no afecta en ningún momento a la lectura o a la calidad de la historia y que es algo que solo las personas muy quisquillosas o las que se dedican al trabajo editorial considerarán importante. 

No he visto mención alguna de estos asuntos en otras reseñas, lo que me lleva a asumir que el público general no nota ninguno de los problemas que mencionaré a continuación, y es por ello que hago hincapié al decirte que lo mejor será que solo leas lo que sigue si crees que eres de la clase de lector o de lectora que no se interesa por asuntos específicos. La novela es maravillosa y la recomiendo muchísimo. 

ÚLTIMA OPORTUNIDAD PARA DEJAR DE LEER.



¿Siques aquí? Okay, lee bajo tu propio riesgo (?).

Ustedes saben que en casos de novelas con pocos problemas, a veces ni menciono los errores porque sé todos somos humanos y nos equivocamos. A mí se me han pasado tildes y comas en correcciones más de una vez, no es raro que algo así suceda.

Este es un caso especial.

Como correctora que soy, no puedo pasar por alto el gran número de errores que tiene este libro. Una sonata de verano va más allá de pequeños deslices, lo que muestra es completo desconocimiento de ciertas nociones lingüisticas y de convenciones idiomáticas. 

Hace algunos días conversé sobre este asunto con otros profesionales del mundo editorial y les mostré algunos párrafos del libro. Lo que ellos me dijeron a modo de respuesta me dolió mucho. Me explicaron que es muy normal en nuestros días que las editoriales no se molesten en darle una buena corrección a los libros que apuntan al público adolescente porque saben que los más jóvenes no tienen ni idea de esas cosas y no notan los errores, "¿para qué esforzarse si total no se darán cuenta?".

Espero que ese no sea el caso de Puck. Realmente espero que no sea así, porque es un sello editorial que está haciendo un trabajo maravilloso en todos los demás aspectos. Quiero suponer que lo que ocurrió fue que le dieron el manuscrito a un editor o corrector nuevo y con poca experiencia, a alguien que de seguro mejorará poco a poco como todos lo hacemos.

Y, como dije antes, me disculpo por este apartado. Mi cerebro no puede evitar leer en modo “corrección” incluso cuando lo hago por ocio. Es algo que detesto, por eso reservo la sección sobre edición únicamente para las reseñas de libros que tienen tantos errores que no se pueden ni contar. 

Antes de comenzar con lo técnico, repito algo que le digo a todos los autores. El escritor se encarga de crear historias y de contarlas (algo que Belén hizo a la perfección) y el equipo editorial tiene el deber de utilizar sus conocimientos técnicos para que esa historia pueda brillar (algo en lo que Puck falló).

Empecemos con los asuntos de corrección:

-Muletillas. Cada escritor tiene las propias; yo, por ejemplo,  uso mucho “todo/todos” cuando no es necesario. Es importante que un editor identifique las muletillas de cada manuscrito y que se preocupe por evitar que se abuse de ellas (por eso es que cada autor suele tener un corrector o editor establecido dentro de la editorial para todas sus publicaciones, alguien que aprenda a reconocer el estilo del autor). En Una sonata de verano se ve el abuso de “demasiado”, “sin embargo”y “así que” más que nada. Al punto de que encontré una o dos páginas con estas palabras repetidas más de siete veces.

-Puntuación. Las reglas de puntuación de nuestro idioma son de las más laxas que existen, pero eso no significa que sean nulas. En esta novela hay muchísimas comas mal puestas entre sujeto y predicado, antes de una conjunción que no debería llevarla y demás.  Esto crea numerosas pausas innecesarias que rompen con el flujo de lectura.

-Gerundios. Los gerundios son uno de los peores enemigos de los escritores novatos y de los editores/correctores con poca experiencia. El uso correcto del gerundio se limita a ciertos casos particulares y siempre se recomienda evitarlos de ser posible. En esta novela, sin embargo, a veces aparecen ocho o nueve gerundios seguidos en un mismo párrafo. La autora tiene una construcción que repite mucho y que debería evitarse que es la de poner “gerundio, hizo tal cosa” (por ejemplo: Jadeando, se fue de su casa.”, algo que el editor debería cambiar por “Se fue de su casa entre jadeos.”). No voy a ponerme a dar acá una clase sobre cómo se usan los gerundios, pero creo que este es el peor de los problemas de la novela en lo que refiere a cantidad.

-Adverbios de -mente. Estos también son enemigos de autores y editores y deben evitarse cuando es posible. Es algo que cualquier profesional del mundo editorial sabe. Me he encontrado con oraciones del estilo: “Terriblemente enojado, salió rápidamente de allí.” con dos o más de estos adverbios todos pegados. Un horror.

-Combinación del gerundio y el adverbio. Un error que NO PUEDO CREER que no se haya corregido en la novela es la construcción que une los dos problemas anteriores. Cosas como: “Estando débilmente acorralado”.

-Verbo “estar”  junto a un gerundio. Otro elemento que todo editor y corrector reconoce y modifica es la construcción del verbo “estar” seguida por un gerundio. Me refiero a cosas como “Estaba caminando por la calle.” en lugar de “Caminaba por la calle”. Son muy pocas las situaciones en las que esa combinación es recomendada.

-Gerundios de falsa posterioridad. De todos los problemas de gerundio que un libro puede tener, este es el más obvio de notar. El gerundio indica el modo en el que algo se realiza o nos dice que una acción se lleva a cabo cuando otra la interrumpe. Ocurre que muchos autores por desconocimiento utilizan estos gerundios para hablar de un suceso que transcurre detrás de otro. Ponen cosas como: “Llegó sentándose a la mesa.”en lugar de “Llegó y se sentó a la mesa.”. Esto es un error porque “sentándose” no es una forma de llegar, salvo que la persona haya ido hasta la mesa en posición de sentado como si estuviera en el baño defecando mientras caminaba/corría. 

-Quizá/quizás. La normativa al respecto es laxa, pero no libre. Se puede optar por colocar siempre una (“quizá” es preferida) o por diferenciarla según la palabra que le sigue. Cuando el siguiente término lleva vocal inicial (o una h seguida de una vocal) se pone “quizás” y cuando tiene consonante “quizá”. Diríamos entonces: “Quizá llueva mañana. Quizás haga calor”. Eso es algo que no se unificó en la novela.

-Imprecisiones. Existen palabras como “ese/eso/ese”, “aquel/aquella/aquello” (entre otras) que se utilizan para evitar repetir algo que ya fue mencionado con anterioridad. Por ejemplo: “No le queda bien el abrigo rojo, ese le hace ver muy gorda”. Tiene que remitir a algo en casi toda circunstancia. En esta novela se ven palabras de esta clase por todos lados sin que hagan referencia a nada previo.

 -Marcas de diferenciación de texto. Por convención, los pensamientos de los personajes, las palabras o frases que se resaltan y los diálogos indirectos que citan de forma textual lo dicho con anterioridad se marcan entre comillas y sin cursiva. En esta novela están todos en cursiva.  Y las palabras en otros idiomas que deberían estar en cursiva muchas veces aparecen en texto redondo normal. 

-Repeticiones y redundancias. No voy a explicar qué es una repetición porque eso ya lo saben, solo quiero decir que en esta novela hay muchas. Las redundancias son menores, pero están. Un ejemplo: “Hay muchas historias inacabadas que no tienen final”. 

Ya en casos particulares: 
-Varias veces se ha confundido el “si no” con el “sino” y el “aún” con el “aun”.
-En un momento se confundieron en el nombre de un personaje.
-Hay varios diálogos con la puntuación mal.
-Faltan tildes diacríticas.

Y perdí cuatro de los marcapáginas que había puesto con ejemplos que quería mostrarles, así que les dejo el único que me quedó marcado. Miren este párrafo:

“Aún cabizbajo, esperando que mi sonrojo no sea demasiado evidente, paso por su lado y me adentro en la oscuridad de la mansión, que me recibe con un ambiente fresco. Inconscientemente, inspiro profundamente, oliendo a madera encerada y flores demasiado dulzonas.”
“Aún cabizbajo, esperando que mi sonrojo no sea demasiado evidente, paso por su lado y me adentro en la oscuridad de la mansión, que me recibe con un ambiente fresco. Inconscientemente, inspiro profundamente, oliendo a madera encerada y (a) flores demasiado dulzonas.”

Pero solo basta con leer el primer capítulo para ver  las comas mal puestas, el abuso de gerundios fuera de sitio, el exceso de adverbios de -mente e incluso algunas de las muletillas de la autora.

Por lo anteriormente mencionado es que le bajo un punto a la novela. Es una historia excelente en todo aspecto más allá de la corrección.

Estoy sorprendida y decepcionada. Supuse que una editorial tan grande y conocida como Urano tendría más cuidado con la corrección de los manuscritos antes de publicarlos. Me encanta que le den una oportunidad laboral a editores jóvenes, nuevos e inexpertos como yo también lo fui alguna vez. Pero mientras esos empleados crecen y maduran en el campo de la edición, creo que otros profesionales con mayor conocimiento tendrían que dar la mirada final a las novelas para evitar que ocurran deslices graves y para instruir a los nuevos en esta clase de asuntos.

A modo de cierre de toda la reseña, quería decir que amo el realismo mágico y que esta novela NO ES de realismo mágico (como dice en su contratapa). Es 100% paranormal. Esto no es algo negativo, ambos géneros me encantan. Lo digo para que no esperen encontrar algo que aquí no está.





13 comentarios:

  1. Digo hi por aquí, porque voy a ir ahora a twitter a comentarte otra cosa XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaajajaja dale. Te leí por Twitter y no es mala idea hacer una entrada para autores que piensan autopublicar y no pueden pagar una corrección con el "10 cosas que deberías revisar antes de mandar tu libro a la imprenta".

      Eliminar
  2. ¡Hola! Como este año empecé a estudiar corrección de textos en español, entré a leer la reseña para ver qué errores habías encontrado. ¡La coma entre sujeto y predicado es un error gravísimo! El exceso de gerundios y adverbios terminados en -mente es algo que veo mucho en los autores autopublicados. Mi teoría es que leen mucho en inglés y, como en ese idioma es común el uso de los gerundios y los adverbios terminados en -ly, se les produce una interferencia idiomática y calcan la estructura al escribir en español. Estoy por escribir dos entradas: una donde voy a explicar por qué decidí estudiar corrección de textos y otra con los errores más frecuentes que encuentro en los libros de autores autopublicados. Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Yo sé que serás una correctora excelente! Sos detallista y sabes bastante de literatura ya. A mí me ha pasado de encontrar traductores que saben un montón sobre gramática inglesa y casi nada de su propio idioma.

      Sabés que a mí también me gusta mucho leer a los autores hispanos (autopublicados o con editorial) y que hay cosas que a un autopublicado se le pueden perdonar, pero a una editorial no.

      Eliminar
  3. Hay algún error que no haya aparecido?? Jajaja

    ResponderEliminar
  4. Hola gracias por la reseña esta muy completa y me hace pensar en las reseñas que publico varios de los errores que comentas tambien los cometo a la hora de escribir... en definitiva las letras y yo no somos amigas... mejor me quedo con mis numeros que fue lo que estudie....jajaja. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Todos cometemos errores. Además, es casi imposible corregirse a un o mismo porque sabemos lo que quisimos decír (y no vemos lo que en realidad pusimos). Mis textos propios tienen muchos errores que las correcciones que hago jamás tendrían.

      Eliminar
  5. No me hago cargo de los comentarios de colegas (?) Me lavo las manos jajaja

    Nah, qué decirte. Quisiera decir que me quedé muy soprendida al ver todos los errores que me mostraste, pero no. Lamentablemente, no se le da la importancia suficiente a la corrección, más aún en los sellos juveniles. Sacan a los libros como golosinas y ni se molestan de anotarte los ingredientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJAJAJA no lo consulté solo con vos al final. Saqué fotos a varios párrafos y se las pasé también a Virna y a Florencia (no sé si las ubicás, entraron con vos a Nova).

      Eliminar
  6. Wow Nathalia! Me encantan tus reseñas y debo confesar que me guío mucho por vos para escoger una buena lectura y que al igual que vos veo todos los errores en las ediciones 😂y es horrible, porque estas leyendo y de repente, una larga pausa, para tratar de entender y continuar. Para superar esto, sigo la lectura como volviendo a reescribir en mi cabeza las palabras correctas del texto 😊. Yo me guío mucho por vos y por Sol y este libro es uno que me llamó muchísimo la atención y todos decían que era genial y yo 😱😐 necesitaba que alguien como ustedes contara su experiencia y creo que lo voy a comprar ahora 😍. Yo leo mucho a autores independientes nacionales o de otros países y me cuesta mucho entrar en muchas historias famosas o ganadoras de premios 😶🙈. Pero ahora que leo tu reseña, me compro el libro sin dudar ni un segundo.
    No te ha ocurrido que a veces lees errores no tan graves de una editorial amiga y no sabés cómo decirles sin que lo tomen a mal 😢😞🙊.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y Nathalia, seguro ganas en Puck.

      Eliminar
    2. No sos la primera persona en decirme que toma muy en cuenta mis reseñas, ¡me asusta ser responsable si algo de lo que recomiendo no te agrada! =p

      Lo que sí es que me gusta separar lo que es una buena historia de una corrección (y lo objetivo de lo subjetivo). Creo que eso es muy valioso porque hay historias que, como esta, son buenas a pesar de los errores o de que el tema no sea para mí o de lo que fuera.


      Y no. La novela que estoy trabajando para mandar al concurso es bastante plana en comparación con esta que reseñé.


      Eliminar