06 mayo, 2019

Reseña: Corazón de Cristal (Brisa Novas Passo)




Título: Corazón de cristal
Saga: Cristal #1
Autora: Brisa Novas Passo
Sinopsis: Emma es una chica aplicada que empieza el último año del instituto. Tiene una vida normal, amigos normales. Ella no se siente atraída por esa normalidad, quiere una aventura... algo especial, como las historias que lee.
Nunca se había detenido a pensar en el refrán que dice «cuidado con lo que deseas, puede que se vuelva realidad cuando menos lo esperas». Conocer a Owen es prueba de aquello.
Desde la llegada de aquel chico, todo se desmorona; Emma cae en lo profundo de una cascada de sentimientos que ni ella misma puede lograr comprender. Hechos sobrenaturales comienzan a rondarle, junto a millones de preguntas.
¿Qué hay en él que le atrae tanto? ¿Qué sabe Owen que ella no?
Su vida cambiará por completo.
Su destino se definirá.
 "El problema es que vivimos clasificando, definiendo a la gente; la mayor parte del tiempo las etiquetas nos limitan a actuar de una determinada forma".



GENERALIDADES
Hola, gente, ¿cómo andan? Esta es la reseña más complicada que he tenido que hacer en lo que va del año. Y lo digo por muchísimos motivos.

Primero que nada, porque la historia me recuerda muchísimo a la primera novela que yo escribí (en lo bueno y en los errores), eso me arrastra de forma inevitable por el campo de la subjetividad a la hora de emitir un juicio coherente.

Además, la autora me cae muy bien. Es una persona muy dulce y con la que he compartido varias conversaciones en los últimos meses. Saben que siempre es complicado hablar sobre el libro de alguien al que aprecias y que, de todas formas, no les voy a mentir en ningún aspecto.

Como si eso fuera poco, para poder hablar sobre el libro, necesito poner spoilers. No me detendré a explicar el motivo a fondo, pero digamos que la trama de la novela no se presenta hasta casi la mitad del libro y que necesito mencionar ciertos aspectos para poder hablar sobre la parte técnica.

"No les demuestres que eres débil a los lobos si no quieres que te coman".

Y sí, leyeron bien: a diferencia de lo que suelo subir, esta reseña tiene spoilers. Están advertidos. No les adelantaré nada que afecte a toda la saga, no narraré el final ni tampoco los secretos más importantes de los que la protagonista se entera en el último tercio de la aventura. Pero hay cosas que NECESITO mencionar. Lo siento mucho. 

Si preferís que todo sea un misterio hasta que puedas leer la novela, mejor cierra esta reseña.

Ahora sí, empecemos.

LA HISTORIA
Emma es una chica aparentemente normal que está por empezar el último año escolar. Tiene su grupito de amigas inseparables, una “enemiga” (chica que la molesta) y todo aquello que muchas otras muchachas en su situación tienen o han tenido.

El primer día de clases llega a la escuela un alumno nuevo llamado Owen. Este chico atrae miradas, y no solo porque acaba de llegar: es atractivo, un poco engreído y tiene un especial interés por Emma. Por momentos pareciera que sabe lo que ella piensa, que la sigue a todos lados.

"Toda persona tiene sus demonios internos; algunos atados con cadenas de hierro y espinas. Otros, sueltos, esperando provocar una catástrofe".

Para ella, esto es absurdo. Pareciera uno de esos chicos misteriosos que salen en las novelas que tanto le gusta leer. Ella supone que su imaginación le juega una mala pasada, hasta que, en una situación inesperada, al chico no le queda más opción que mostrar lo que realmente es. 

LA TRAMA 
Como la premisa lo indica, esta es una historia de romance paranormal adolescente. Se enmarca en el mismo estilo que obras como Crepúsculo, Hush Hush, Finding Sky y demás. Esto se presenta por momentos como una ironía porque la protagonista lee mucho esa clase de novelas y en el fondo sueña, posiblemente, con que un día ella protagonizará una.

El avance de la historia es lento. La novela presenta un pequeño misterio en el primer capítulo, donde se explica que la protagonista ha perdido la memoria de algunos días de sus vacaciones de verano, pero ese asunto pronto deja de mencionarse y no se repite hasta casi el final del libro.

Más allá de eso, recién a la mitad de la novela se introduce con formalidad el elemento “mágico” o “paranormal” en la trama. Previo a ello, solo vemos a la protagonista en la escuela con sus dilemas del día a día y su relación con el chico lindo de la escuela que siempre estuvo allí y con el chico lindo de la escuela que acaba de llegar. 

Desde lo personal, creo que estos son dos elementos que podrían jugarles en contra al libro frente a varios lectores. Por un lado, la historia es DEMASIADO introductoria y el lector promedio podría aburrirse antes de llegar a la primera escena “importante” para lo que es el avance de la trama propiamente dicha.  Por otro lado, los elementos del género de romance paranormal adolescente se ven (al menos en un primer panorama) muy similares a los de otras novelas, les falta ese twist que los haga únicos e innovadores. Y no es que no exista algo así, sino que llega tarde y que es posible que algunos lectores se den por vencido antes de alcanzar el punto en el que la novela cobra sentido e identidad.

Todo esto, claro, al menos dentro de mi perspectiva de persona que ha leído muchísimas obras dentro del género a lo largo de los años.

Recalco una cosa por si alguno de ustedes quiere leer el libro: la historia vale la pena. La trama es buena, es solo que necesitan ser pacientes para descubrirla. Cuando lleguen al último tercio de las páginas no podrán soltarlo. 

Siendo más puntual, a mi gusto, muchas de las escenas iniciales se sienten como relleno. Hay capítulos enteros en los que no pasa nada más que: “La protagonista llega a su casa, conversa con su familia sobre qué tal estuvo el primer día de escuela, se ducha y se va a dormir”. Fin. También hay escenas que existen con el único propósito de reflejar a la autora: cómo son sus amigas en la vida real, cómo son sus profesores del secundario, cómo es la calle por la que caminan siempre para ir a tomar el bus, etc. 

Esto se debe a que Brisa de seguro basó a la protagonista y todo su entorno en su propia vida, que es lo mismo que hice yo en mi primera novela. Se nota muchísimo que la autora hablaba sobre sí misma, sobre su entorno. Es algo que se ve en la añadidura de nimiedades que no aportan nada a la novela pero que de seguro son importantes para ella. Sentí que gracias a la historia conocí muchísimo más a fondo a la autora.

Basarse en uno mismo no está mal, muchos autores lo hacen (lo hacemos), pero cuando uno va a publicar un libro de ficción debe tener cuidado con el abuso de detalles innecesarios. Brisa nos describe en una clase de la escuela el comportamiento de cada alumno y del profesor que, incluso para el lector más despistado, se nota que habla de los compañeros y profesores reales de la autora. Y se nota porque es algo innecesario y que no aporta ningún elemento valioso para la trama (ni para los personajes). Podría quitarse sin que afecte a la historia. 

En este aspecto, no puedo culpar a Brisa porque yo cometí el mismo error en el pasado y es algo que noté recién varios años después cuando ya no tenía contacto con esos amigos ni con esos profesores.  Estoy segura de que la autora releerá esta novela en algún tiempo y notará exactamente lo mismo.

¿Es algo positivo? ¿Es algo negativo? Ninguno. Es simplemente un aspecto de la historia que, para mí, debería mejorarse. Siento que si se quitara todo ese relleno la trama empezaría mucho antes y sería más fácil que el lector se enganche con la historia.

"Sé que la perfección no existe, pero soy tan exigente conmigo misma que siempre debo intentar llegar a lo más parecido. Ese es mi gran defecto. En cierto modo, puedo llegar a ser mi propia enemiga".

Los autores maduramos, y no hablo solo de la edad. Me refiero a la escritura. Eso es algo que se ve incluso dentro de una misma novela. Por ejemplo, todo lo que dije antes sobre el inicio y el relleno en Corazon de cristal se va diluyendo a medida que la ficción cobra más fuerza y nos sumerge en el mundo de lo paranormal/fantástico. Una vez que se introduce el elemento “no realista”, la autora separa casi por completo la ficción del reflejo de su vida. 

Cuando el lector alcanza esa página, ya no puede dejar de leer. El constante misterio y los momentos de acción están muy bien logrados. Hay todo un mundo por descubrir, un pasado por desenterrar y muchísimos secretos que ven la luz poco a poco.

LOS PERSONAJES
No puedo hablar mal de la protagonista, porque eso sería hablar mal de la autora jajaja (?). Igual, creo que tampoco tengo nada negativo para decir sobre ella porque me he identificado bastante con su forma de ser y de pensar. Siento que Emma se parece mucho a lo que yo era cuando iba al secundario, aunque ella es quizás un poco menos alocada, más cerrada de lo que yo era.

"A mí me sucede seguido eso de estar acompañada y sentirme sola".

Creo que en este aspecto el hecho de que la autora haya puesto tanto de sí misma en el personaje es positivo porque ayuda a que Emma se sienta real y a que muchas lectoras de la misma edad puedan verse identificadas con ella. Cuando un escritor crea a sus personajes muchas veces comete el error de hacerlos demasiado perfectos, demasiado estereotipados, vacíos. Eso es algo que en Corazón de cristal no ocurre porque dentro de cada uno de los personajes está el reflejo de un ser humano real. Y se nota, Emma y sus amigas son palpables y posibles. Tangibles.

Luego están los dos intereses amorosos de la chica: El que se ve muy bueno y el que tiene pinta de bad boy. No quiero ahondar mucho en ellos dos porque eso ya sería DEMASIADO spoiler. Pero si te gustan las historias con triángulos amorosos o con dos candidatos para la protagonista, seguro te encantará este aspecto de la novela.

LA NARRATIVA
El libro tiene una narración ligera, pero no aburrida. Con un equilibrio justo entre diálogos y descripciones, Brisa logra hacernos sentir dentro de la historia. El vocabulario es sencillo, pero con pocas palabras logra expresar reflexiones profundas. Tiene toques de humor y de reflexión, de dudas y de certezas. El tono cambia poco a poco a medida que se deja atrás lo cotidiano y eso me gustó muchísimo.

"Las personas pueden ser crueles al juzgar sin remordimiento ni empatías y eso suele ser duro".

En cuanto a errores, solo he visto un par de rayas de diálogo mal puestas y algunas repeticiones en las primeras páginas que enseguida desaparecen. Nada de lo que preocuparse, nada fuera de lo normal. Todo libro tiene sus errorcitos y este está bastante pulido.

MI OPINIÓN EN POCAS PALABRAS
No sé qué opinar, por ello haré algo que solo he realizado tres veces en el pasado: no le daré un puntaje. No puedo.

Y acá va la explicación.

1. Cuando empecé a leer, no me gustó (desde lo personal) que la historia transcurra en Buenos Aires pero con personajes de nombres anglosajones y que hablan todo con falsa neutralidad. Me resulta absurdo que vayan por la calle Florida hablando de tomar el bus. Que usen algo bien nuestro como la tarjeta SUBE (tarjeta para el transporte en Buenos Aires) y que luego digan cosas como “acera”, “agujetas” o similares. Ya de por sí se me va toda la credibilidad cuando dicen que en una escuela conocida de la ciudad los alumnos son Emma, Owen y demás (mezclados con algunos nombres latinos en los secundarios). 

Estuve a punto de bajarle puntos por esto. No porque sea snob ni nada, sino porque no tiene sentido para mí. Si la historia es en Buenos Aires, tiene que sentirse como tal. Y si se quiere hacer anglosajona y en neutro, debe moverse a otra parte del mundo o a una ciudad inventada. Y sé que un lector que no es de Argentina esto ni lo nota ni le importa, pero para los lectores nacionales es un tanto incómodo. Raro.

Como no es un error, sino una percepción 100% personal, decidí no bajarle puntos aunque no me agradara ese aspecto.

"Es ahí, al encontrarte rodeada de gente ocupada con sus asuntos, cuando recuerdas que cada individuo es una vida, que cada vida es un mundo y que tú solo eres uno entre millones".



2. Cuando noté que la historia se parecía tanto a mi primera novela, me entró mucha nostalgia, sentí un cariño casi automático por el libro. En esta novela me vi reflejada a mí misma, a mis inicios en el mundo de la escritura. Y ello me gustó. Más allá de que Corazón de cristal tiene los mismos errores que mi novela, también tiene los mismos aciertos y la misma profundidad en el cariño que se le puso a la escritura. Eso me hacía dar ganar de darle puntaje perfecto porque es una buena primera novela, porque se nota la pasión que la autora colocó en cada frase. Imposible evaluar esto.


3. En algún momento consideré darle 3.5/5 porque se me hacía predecible en varios aspectos. Repetitiva dentro del género del romance paranormal para adolescentes. Pero eso no es malo, es cuestión de gustos y de qué tanto haya leído cada uno de esos temas en el pasado. Además, hay un par de giros muy buenos cerca del final que equilibran el “más de lo mismo” del inicio en un buen balance. De nuevo, no es un error, es una cuestión subjetiva.


4. Cuando llegué al final, me quedé con sabor a poco. Sentí que le faltó fuerza al cierre. Le faltó ese gancho que me haga decir “necesito más”.  El libro había empezado con lentitud, pero luego había también tomado un ritmo vertiginoso (aunque muy ameno) que apuntaba a un climax que sentí que no llegó jamás. Pero, de nuevo, me senté a pensar al respecto y no es algo malo, solo una preferencia personal. De seguro hay lectores que amarán el final.

Entonces, entre más vueltas le daba a lo que me parecía bueno/malo o personal/técnico, más notaba que en esta novela los límites están difusos. Me es imposible decir “es una excelente novela” o “es una mala novela” porque sé que a mis 16 años la habría amado sin ninguna duda, pero a mis 27 se me hace un tanto lenta y repetitiva. A esta edad ya leí demasiado de este género y me lo sé de memoria, ya no tiene en mí el mismo efecto que cuando yo formaba parte del público objetivo de la historia.
Mi “yo” de hace una década la disfrutó muchísimo y se puso en modo fangirl. Mi “yo” de la actualidad la sintió un tanto plana.

Definitivamente no es una lectura que le cambiará la vida a nadie, pero creo que ese no es tampoco su objetivo. Corazón de cristal es un libro pensado para entretener, para pasar el rato, para enamorarse de sus personajes y para vencer nuestros propios temores. 

Lo que me dejó como mensaje fue: no tengás miedo de mostrar cómo sos, cómo te sentís. Tenés que ser siempre vos mismo. Y aunque alguien te diga que eso no es bueno o que es raro, no tenés que creerle. Es mentira. Cada quien es especial a su manera aunque otros quizá no lo entiendan.

"Ahí aprendí que en la vida existen personas que quieren lo mejor para mí, pero también comprendí que puedo toparme con las que harán lo posible para destruirme tanto como ellos lo están por dentro. Es duro tropezarse con la maldad de la gente cuando no estoy preparada para sentirla chocar contra mi piel. Incluso es mucho peor no saber qué ocasiona esas reacciones. Cielos, ¡ni siquiera ellos están al corriente sobre cómo responder a esa pregunta! Parece que simplemente odian, hieren porque sí".
En definitiva, ¿recomiendo la novela?

Sí, pero no a todos.

Esta es una novela que tiene como objetivo entretener, y ese objetivo lo cumple. 

Está pensada más que nada para lectoras en edad escolar que amen el romance paranormal o que todavía no tengan casi experiencia con el género. 

Se lee rápido, es sencilla en su escritura pero está llena de sorpresas. En algunos aspectos es “más de lo mismo” que otras obras del género, aunque tiene elementos que le son propios y que se presentan con giros novedosos.

A un lector adulto no creo que llegue a gustarle del todo la historia, salvo que le fascine el romance paranormal juvenil.




1 comentario:

  1. Hola Nathalia~
    Hace ya varios días que tengo pensando leer este libro, más que nada, porque últimamente estoy leyendo muchas de las historias que publica Nova, las cuales me están fascinando.
    Me encantó leer tu punto de vista, sin duda, para mi es una novela que voy a leer cuando necesite una lectura tranquila pero atrapante. Luego te comento que tal me pareció.
    Nos leemos, besos!

    Fiorella (Pequeños momentos con los libros)

    ResponderEliminar